• Oh amado, Doctor de los desamparados, siervo solemne de Dios, imploro tus favores en busca de obtener sanación a mis dolencias, que sobre tus hombros repose mi cabeza, y poses tus manos sobre para que pueda sanar.

 

  • Que en nombre de Dios consiga alejarme de estas molestias que me aquejan y amainan mi vida normal, que Dios a través de ti obre sus piadosos milagros en mi a través de ti y pueda yo dar testimonio de tu influencia ante Dios

 

  • Que  tu misericordia para con tus discípulos que con fe ciega y portentosa defienden tu nombre de los detractores, que la obra de Dios se haga en nosotros y obtengamos tu bendición llena de dicha fe y sanación amen.