• Oración para todos los días

Oh Dios bendito amado y amable con tus hijos que te solicitan ser oídos en la gloria y en la pena, a quien amamos con amor y devoción, colma con las dichas de tu gloria, nuestra vida nuestra alma y nuestro corazón.

Tú que eres amable rey poderoso que has de ofrecer tu auxilio a tus hijos y has de calmar nuestro llanto sonoro con tus mimos has que disfrutemos de tu gozo en la tierra y en el cielo.

Guía nuestros pasos en la pena y en la gloria, para que seamos corderos venturosos de tu rebaño, que obremos en beneficio de tu nombre y proclamemos tus alabanzas en todo lugar que estemos.

Señor tu que concediste al Dr. José Gregorio Hernández las virtudes de la caridad, la humildad, el trabajo desinteresado y la gloria y honor de ser tu siervo, concédenos la posibilidad de ser tan complacientes y tan dadivosos desde nuestro humilde aposento, que sin interés algunos acompañemos a nuestro prójimo en la penuria  así como tú lo haces con nosotros cada día.

Te adoramos y bendecimos señor padre amado y sagrado, por elegir a tu siervo solicito como intercesor de tus amados hijos en la tierra, para que por su obra y siguiendo los pasos que lo han llevado al cielo, seamos salvos de nuestros pecados y consigamos librarnos del infierno. Amen

Rezar un padrenuestro

  • DÍA PRIMERO

Amado y todo poderoso padre celestial en el cielo te agradecemos por las glorias que nos ofreces cada día, te imploramos acudas a nuestro auxilio en las horas sombrías así como en nuestra maravillosa gloria, con humildad agradecemos tu compañía.

Aunque con la gracia de la intercesión de tu siervo José Gregorio Hernández podamos siempre contar con la bendición de tus favores y nos regales a nosotros las humildes ovejas de tu rebaño la gracias de tu amor, comprensión y bendición. amen

  • DÍA SEGUNDO

Amado y eminente sirvo de Dios muéstranos como alumnos solícitos las virtudes que Dios sembró en ti, siembra esas virtudes en nuestra alma como si de una tierra muy fértil se tratara, riégala con tu sabiduría y bendiciones e ilumínala con las luz santa que posees.

Has que florezca en nosotros la profunda compasión por nuestros hermanos y que seamos merecedores de la obtención de los favores de Dios en tu nombre, que al momento de llegar a su encuentro seas tú que abogue por nosotros, y hallamos en tu nombre obtenido los meritos piadosos del cielo. Amén.

  • DÍA TERCERO

Santísimo espíritu santo y santísima Virgen María, imploro a ti en el nombre de tu siervo amado Dr. José Gregorio Hernández protector de los enfermos y de los desamparados, cuando mi alma se encuentre en agonía encuentre yo la gloria de contar con su presencia en mi vida.

Oh siervo consecuente y sincero, cuantas penurias .e injusticias te toco ver en vida, libra nuestras almas pecadoras de toda miseria y hazlas dignas del perdón de Dios amen

  • DÍA CUARTO

Santísimo padre en los cielos benditos, tus hijos clamamos a ti por protección, y agradecemos mores siempre en nuestro corazón, hazlos rectos en el proceder de nuestras obras, y líbranos de los males del pecado.

Has que seamos dignos de entrar al cielo y morar en la eternidad a tu lado padre nuestro y celestial. Enséñanos a vivir con la presteza de tu amado discípulo José Gregorio Hernández, que tanto insistió para vivir en santidad.

Pero que nunca abandono su vida seglar cuidando a los enfermos y cualquier necesitado que corriera a su encuentro.

Bendícenos padre y entrega para nosotros las virtudes de tu amado siervo, para que con dignidad obremos en la expiación de los pecados y alcancemos la vida eterna. Amén.

  • DÍA QUINTO

Amado Dr. José Gregorio Hernández siervo de Dios y protector de los enfermos más necesitados, en este día glorificamos tu obra en el nombre Dios y de la santísima trinidad en el cielo.

Que así como tuviste pasión para cuidar a los enfermos y una innegable entrega hacia tu obra como medico con esa misma pasión sigamos tus pasos y tus obras a través del camino de Dios. Que así como las heridas de Jesús en la cruz fueron sanadas con su resurrección y su ascensión al cielo.

De esa manera puedas tu obrar la sanación de nuestras heridas tanto en el alma como en el cuerpo que podamos gozar del perdón de los pecados y gozar de una vida llena de bendición al lado de nuestro Dios padre en el cielo amen.

  • DÍA SEXTO

Amable padre redentor nuestro, tú que enviaste a tu hijo como sacrificio en la cruz para liberarnos de nuestros pecados y podamos ser merecedores de un lugar a tu lado en el cielo.

Santifica nuestras almas y socórrenos en la desdicha, aparta de nosotros cualquier mala intención, o cualquier obra que con envidia y temor, interfieran con nuestra misión, ilumina nuestra senda con tu poderosa luz misericordiosa seños:

Has que nuestros enemigos cambien de posición, que sean nuestros prójimos amorosos y que juntos busquemos de tu perdón. Que podamos sin envidia ni distinción gozar de la miel divina de la eternidad. Amén.

  • DÍA SÉPTIMO

Intercede por nosotros tus discípulos y hermanos oh venerable y solicito siervo de Dios, que en nuestra fe profundamente cristiana y abnegada devoción gocemos de las mieles de la gloria y de la fiel bendición de Dios.

En este momento en que nos encontramos de profunda fe y reflexión nos arrepentimos de nuestras malas obras, de nuestros impuros pensamientos y de nuestras palabras que han sido ofensivas para Dios.

Que con tu humilde bendición podamos ser salvos en el cielo y conseguir expiación por nuestras culpas ante Dios amen.

  • DÍA OCTAVO

Dios padre amado y benevolente, mira a tus hijos con misericordia, a esos que se arrepienten por sus pecados y que con fe ciega y sincera intentan expiar sus culpas, tú que enviaste a tu hijo a sufrir al calvario por las ovejas de tu rebaño.

Perdónanos señor, porque solo tú puedes entregarnos la salvación por nuestras culpas, míranos con compasión que en este día entregamos a ti nuestras almas con devoción.

imprime en nuestra alma y corazón las virtudes de fe, esperanza, caridad y perdón para que a través de nuestras obras seamos merecedores de tus favores y tu perdón amen.

  • DÍA NOVENO

Que a través del nombre de tu amado y perseverante ciervo divino puro y venerado, José Gregorio a quien le entregaste las virtudes de la divinidad, para ser un hombre puro y ejemplar.

Permítenos como tus ejemplares hijos venerarte a través de la palabra de tu siervo y proclamar la grandeza de tu nombre ante los hombres.

has que nuestros espíritus se llenen de gracia y recocido y danos tu bendición y las herramientas para obtener un lugar en el cielo amado y todopoderoso padre. Amén.

Como oración final cada día se rezan 3 avemarías y un padre nuestro.