Acudo a ti  en este día y en esta hora, dulce y bendito fruto de María, porque una alma pura y tierna como la tuya transita por el camino de la agonía. Divino Niño Jesús,.

Amado hijo de María en este momento (diga el nombre del niño) se encuentra lleno de tristeza, dolor y agonía, su tierno y delicado cuerpo ha perdido la fuerza, la fe y la alegría con tus bracitos abiertos abrázalo y llénalo con tu gracia y tu ternura.

Quita las lagrimas de su cara, el dolor del cuerpo y la desesperación de su alma, que vuelva a ser el/la niño (a) alegre y sonriente que antes ha sido, consagramos su cuerpo y su alma a tu nombre, dale tu bendición y quita del/ella toda enfermedad que lo ha de aquejar.

Intercede ante tus amantísimos padre por el/ella que siendo un alma tierna  y pura deba pasar por tanto dolor, tu como amado y divino niño no permitas que su enfermedad siga avanzando y que vea su animo diezmado

Hazlo salvo y concédele el perdón para que vuelva a ser alegre, sonriente y vigoroso como tú. Oh bendito y amado Jesús que por los meritos de tu infancia imploramos tu perdón para que en este día, tú con tu infinito poder otorgues para (diga el nombre del niño) la sanación y pueda volver a su rutina. Amen