Divino niño Jesús se el modelo de amor, obediencia, y conducta para mis amados hijos, erige tu morada en su corazón, y conviértelos en personas de bien, que vivan bajo tus preceptos, y que sean dignos de tu amor.

 

Conviértelos en adultos dignos de tu gracia y llenos de devoción a ti y a tus padres, hazlos semejantes a ti cada día en pensamiento palabras y obras, que su amor por ti crezca cada día. Y que sean ovejas humildes de tu gran rebaño.

Guíalos por el camino de la salvación y en el nombre de tu padre intercede por ellos cuando busquen de tu perdón, auxílialos en sus devenires, y celebra con ellos en su porvenir, míralos con piedad y misericordia.

Llena sus corazones de amor y comprensión, que entreguen a sus hermanos el perdón cuando sean ofendidos y pregonen con orgullo tu devoción. Amen